viernes, 26 de mayo de 2017

"Mamá no quiero que seas una abuelita"




Antes de anoche fui a acompañar, como cada noche, a la Manzanita a su cama y al darle el beso de buenas noches me agarró muy fuerte y me dijo "Mamá no quiero que seas una abuelita", entonces me quedé extrañada y le pregunté el motivo de esa frase. En ese momento me miró con cara triste y algunas lágrimas tímidas empezaron a salir de sus ojitos y a recorrer sus mejillas.

Me tumbé a su lado, le acaricié el pelo y le dije que no llorara que mamá no era todavía una abuelita, que algún día esperaba serlo, pero aún no. Ella me volvió a mirar y me dijo "Quiero que seas siempre así como eres ahora, tan guapa y con el pelo largo, no quiero que seas una abuelita". Le expliqué que yo me convertiría en una abuelita cuando ella fuese tan mayor como yo lo era ahora. Pero ella con sus 3 años, arrastrada por algo que desconocía, no lograba entender esto, "No mamá no quiero que seas una abuelita" me repetía entre sollozos.



"¿Tú siempre quieres ser una niña?" le pregunté. En un primer momento me dijo que sí, entonces le dije "Si eres siempre una niña, nunca te podrás pintar los labios, ni las uñas, ni ponerte zapatos de tacón", a lo que ella rápidamente contestó "Sí quiero ser mayor como tú, pero no una abuelita y tampoco quiero que lo seas tú".


Le expliqué entonces, que cuando ella nació yo tenía 31 años, que siempre voy a tener 31 años más que ella, igual que el Melocotón tenía 3 y siempre tendrá 3 años más que ella, y que a medida que pasa el tiempo vamos cumpliendo años, todos. Me decía que sí, con la voz entrecortada por las lágrimas pero volvía a insistir en su idea "Ya lo sé, todos cumplimos un año más y yo quiero que cumplas años pero que no cambies tu cara por la de una abuelita". Con esto no pude evitar reírme, mi pequeña no quería verme envejecer, le da pena dentro de sus inocentes 3 años que mamá se haga mayor.



Fue entonces cuando el frutipapá que había entrado en la habitación a darle un beso y se había quedado en la puerta escuchando todo, se acercó y le dijo "Mamá siempre será joven si tú la miras así". De repente paró de llorar y se quedó mirando fijamente a su padre "¿Entonces si yo quiero que sea siempre como es ahora solo tengo que mirarla con ojos de verla así y se quedará siempre así?" su padre le sonrío y le dijo "Así es, cada uno tiene el poder de ver al otro como quiera, pues la verdadera belleza y la juventud eterna está en el interior de quién mira, por lo que le provoca esa persona a la que mira". Tras estas palabras mi frutita dibujó una enorme sonrisa en la cara y nos dio un gran beso a cada uno.


No nos ha vuelto a decir nada sobre el tema, no sé lo que motivó ese pensamiento en ella y que le asustaba de ello. Pero parece que sea lo que fuese, ya no le amenaza, no le hace estar triste, no le provoca pena, ni ganas de llorar. 



Querida Manzanita, llegará un día en que tú seas la treintañera y yo ronde los 70, pero aún ese día, tú seguirás siendo mi niña pequeña y yo seguiré siendo la misma madre que soy hoy. Esa que os ama a ti y a tu hermano incondicionalmente, esa con la que podréis contar siempre, incluso cuando peine canas y siempre os tenderá su mano aunque esté arrugada.



Entradas relacionadas:


17 comentarios:

  1. Por favor!! Me muero de amor!!
    Siempre me gustaron los niños por lo inocentes que son, por cómo ven el mundo, por la labia que suelen tener y por este tipo de ocurrencias😍 Son lo más puro de este mundo y la Manzanita el más claro ejemplo. Las palabras que utilizas para contarlo han conseguido que parezca que estuviera leyendo un cuento. Gracias por compartir un momento tan tierno!!! Besitos!!😘

    ResponderEliminar
  2. Madre mía pero como haces para siempre emocionarme con tus posts!!!! Si es que los hijos tienen algunas frases que nos llegan al alma y responder a veces nos inunda de dudas. La respuesta de su papá ha sido preciosa.

    ResponderEliminar
  3. Pero que bonito!!! Estoy en un momento tan sensible que casi echo alguna lagrimilla al leer tu post. Me ha encantado de verdad!

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa! Me ha encantado tu post, me ha parecido precioso y muy tierno, la verdad es que los niños tienen todo tipo de frases y algunas simplemente son de esas que nos llegan al corazón. Me ha encantado cuando dices que cuando tengas 70 años y ella 30, seguirá siendo tu pequeña porque es verdad siempre son nuestros pequeños tengan la edad que tengan. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Que hermoso, me ha encantado. Palabras hermosas.

    ResponderEliminar
  6. Hola :)

    Que lindo... como nos mueven las ocurrencias típicas de la edad, ese momento donde comienza el cuestionamineto de la vida y a su corta edad estan y no estan listos para este salto en el razonamiento que deja de ser imaginario para ser mas concreto, muy buena la explicación y cariño que le han dado a la manzanita :)

    ResponderEliminar
  7. Hola!!!
    Hermosa pequeña, tan sabia! Y que lindas palabras del frutipapa, la mejor respuesta!!!
    Ciertamente la belleza esta en el corazón como decia el principito, me encanta tu frase al final donde le dejas saber (que seguramente leera ella a sus 30) eso que tú sentías...y tu tendras 70.. la misma madre con el mismo amor incondicional.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  8. ay amiga....me hiciste recordar como un sobrino en su inocencia le dijo a un tío abuelo que ya estaba viejito y que los viejitos se mueren pronto.....todos nos quedamos helados , con el corazón hecho pasita y un nudo en la gargante

    ResponderEliminar
  9. Hola!
    Pero que historia mas entrañable,que graciosa con 3 Añitos y que diga eso,claro ella hay cosas que no entiende.
    ¡mama no quiero que seas una abuelita! Trsite realidad que algún día ocurrirá.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Espera, que estoy llorando.

    Que bonita es tu niña y que gran hombre tenéis a vuestro lado. La verdad es que es alucinante que una personita tan peque ya se plantee esas cositas. Sigo con la lagrimilla. La verdad es que me habéis dejado sin palabras. Así que solo diré que muchos abrazos para la familia y que la sigas cuidando como hasta ahora. Se nota que eres una madre de diez!

    Un besito!

    ResponderEliminar
  11. Hay...por Dios...que cosita más dulce. Con tres añitos preocupada de esas cosas jeje. Y que bien supo explicárselo su frutipapá. Esa frase que parece nada, y que te puede salvar el día, "Así es, cada uno tiene el poder de ver al otro como quiera, pues la verdadera belleza y la juventud eterna está en el interior de quién mira, por lo que le provoca esa persona a la que mira", también aplicable a otras tantas circunstancias de la vida. Saludos

    ResponderEliminar
  12. Hola!
    Me he emocionado y hasta unas lagrimitas han caído. A mi hija de peque le pasó lo mismo , pero a mi me dijo que no me hiciera mayor nunca
    Bss

    ResponderEliminar
  13. Jolí, qué ternurita, la verdad es que todos los niños pasan por esa etapa en la que no quieren que sus padres se hagan mayores y después llega ese miedo a la muerte. Yo recuerdo que yo de pequeña lo pasé fatal porque le decía a mi madre, llorando, que no quería que se muriese nunca, pero es que era cada día (y mi madre no estaba enferma, era solo ese temor mío, tendría yo la edad de tu manzanita). Pero son etapas que pasan todos los niños y luego se les pasa, aunque da una penita...

    ResponderEliminar
  14. Hola guapa, no me ha pasado esto pero es triste y muy conmovedor, la verdad.. ellos saben que quieren que siempre estemos así pero no saben por qué, o sí, el caso es que les inquieta.. Yo mira, nunca quería imaginar a mi madre de mayor y al final la ELA se la llevó a dos días de cumplir 63 años. Lo mejor es disfrutar cada momento y que ellos entiendan que es lo importante.. muaks

    ResponderEliminar