viernes, 19 de mayo de 2017

A por el tercero ¡Ayuda!


El frutipapá es muy niñero, siempre ha querido tener 3 hijos, a mí en cambio eso de 3 siempre me ha echado un poco para atrás, porque siempre se ha dicho que 3 es multitud y las multitudes nunca me han gustado.

Eso de que "1 ata y 2 desatan" en mi caso, como os conté en el post "Los segundos son otra historia" me pasó, pero 3 es otra cosa... yo eso de que 3 desata más, no lo he oído y si no hay un sabio dicho popular que exprese esto con el tercero, me temo que el tercero no libera sino secuestra.

Ya los frutitos tienen 6 y 3 años, luego el momento del tercero sería ahora, porque cuanto más mayores se hagan Manzanita y Melocotón, más nos costará volver a empezar. La libertad que te dan los niños más mayores, para salir, para entrar, para hacer mil planes, viajes más largos... el hecho de tener un bebé siempre te los limita.


Hasta que la Manzanita no cumplió 2 años, no pudimos hacer planes de ocio los 4 juntos, porque ella era demasiado pequeña, y obviamente la libertad de movimiento que te dan los niños "sin pañales" es pura calidad de vida. Luego el hecho de perder esto, me hace aún más reticente al tema de buscar el tercero.

Es cierto que hay veces, cuando veo a bebés o me percato de lo mayores que están ya mis frutitos, que pienso en que quizás sería bonito tener un tercero, un bebé siempre alegra una casa. A veces fantaseo con volver a tener aroma de bebé en villa frutitos, pero otras veces, la mayoría, me resisto a entregar nuestra libertad actual y la rutina diaria que tenemos como familia de 4.


Cada vez que sale el tema de convertirnos en familia numerosa tengo sentimientos encontrados que mantienen la balanza sin vencerse hacia ninguno de los 2 lados.

Por una parte, pienso que quizás sea egoísta robarles a mis hijos la posibilidad de compartir su vida con otro hermanito, pues yo tengo 3 hermanos y para mí es uno de los regalos más maravillosos que me han hecho mis padres. Les estoy muy agradecida de que me hayan permitido tener 3 hermanos, porque crecer junto a ellos ha sido muy enriquecedor, divertido y hoy, que ya no somos ningunos niños, ellos siguen siendo un pilar fundamental en mi vida y siempre que podemos intentamos reunirnos y mantener esa unión, que siempre hemos tenido, intacta. Sin duda tener hermanos es un auténtico tesoro y cuantos más, mayor es el tesoro.

Por otra parte, me angustia el hecho de tener que restar tiempo a ellos para dedicárselo a un tercero. Esto también me dio pena cuando nació Manzanita, pues ya entonces tuvimos que restar tiempo al Melocotón, pero cada vez que la bebé nos lo permitía todo el tiempo era para él. Ahora tendríamos que dividir ese tiempo que te deja un bebé en 2 y esto no me gusta nada, porque sé que me sentiría culpable, pues notaría que no les estoy correspondiendo como debería a ninguno de ellos.


Además ahora mismo, al ser dos es muy fácil compatibilizarlo entre nosotros, ya sabéis el típico "divide y vencerás", el frutipapá se encarga de uno y yo de otro cuando no se trata de un plan común. Si Manzanita tiene un cumple y el Melocotón partido de fútbol cada uno se va con uno y los dos pueden hacer sus actividades. También, cuando salimos es muy fácil tenerlos controlados, él se encarga de vigilar a uno y yo a otro, esto nos permite no estar como locos buscándolos y poder estar tranquilamente en cualquier sitio.

No obstante ya el Melocotón tiene 6, es más responsable y está siempre muy pendiente de su hermana, de que no se vaya corriendo a un lado u otro (porque ella sí que es un torbellino) y sé que con un tercero, que tendría ya 7 u 8, él tomaría ese papel de "hermano mayor responsable"... pero no sé si con esto bastaría, pues él seguirá siendo un niño que requiera nuestra atención en otros temas.


Bueno, pues eso... que el debate está abierto que no sabemos si saltar a la piscina y dejarnos llevar por el dicho popular de "Donde comen 2 comen 3" (por cierto muy cuestionable desde mi punto de vista) o plantarnos con nuestros 2 frutitos y seguir siendo la familia de 4 que tan bien nos está funcionando.

Se admiten consejos y os agradecería que compartierais con nosotros vuestra experiencia para ver si nos ayudáis a que la balanza gire hacia un lado u otro.



15 comentarios:

  1. Yo hubiese sido feliz con tener tres hijos, era mi meta pero me quede con una por cobarde. Me separe cuando mi única hija tenia solo tres años y luego me dio miedo tener otro hijo estando soltera y sin una pareja estable por mucho tiempo. Cuando me volví a casar ya tenía 35 años y mientras espere si funcionaba, se me paso el tiempo sin decidirme a tener más y a los 40 ya me da pereza! Adelante si tienes los medios económicos, la salud, un buen esposo y padre para tus hijos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya Claudia, nunca es tarde si la dicha es buena y si verdaderamente lo quieres ahora hay quién tiene hijos con edades bastante avanzadas. Nosotros estamos en pleno proceso de decisión pues como expreso en el post hay puntos que nos animan a ellos pero otros que nos mantienen un poco reticentes a la hora de dar el paso.
      Muchas gracias por compartir tu experiencia y darme tu opinión. Un beso enorme!

      Eliminar
  2. Tu es que en esto no hay consejos! Tienes que valorar tus propias circunstancias, yo te diría que adelante, pero es que yo qué te voy a decir que acabo de tener la tercera! Jajaja. Es que los bebés molan un montón, jeje.

    ResponderEliminar
  3. Opino como Krika, es una decisión tan personal que no hay cabida a consejos.
    Nadie conoce mejor que vosotros vuestra situación personal y por encima de todo, vuestros sentimientos.
    Ahora sí me preguntas a mí, me encantan las familia numeras y si se me diesen todas las circunstancias, tendría mínimo 3 hijos 😊😊 Aunque claro, dependería de muchas cosas pero soy de donde caben 2 caben 3 😂

    ResponderEliminar
  4. Estoy en la misma tesitura que tu. En si ir a por el tercero....los míos tienen ya 5 y 7 y es lo que más me echa para atrás, pero por circunstancias (traslados y vida nueva) hasta ahora tampoco habíamos podido...la verdad que no sé como acabará esto pero ha sido bonito hasta pensarlo!

    ResponderEliminar
  5. Si te digo la verdad, yo tengo las cosas muy claras... Por cierto, una curiosidad, ¿le has preguntado a los frutos si quieren un hermanito? ;-)

    ResponderEliminar
  6. Te comprendo perfectamente!!! En mi caso también es papá el que más ganas tiene de ampliar la familia... pero yo me freno.
    Mis hijos ya tienen 6 y 4 años, de manera que ya hemos dejado atrás mundo bebé. Gozamos de esa libertad familiar de la que hablas y que se perdería de manera transitoria con la llegada de un nuevo miembro. Luego esta el tema económico... que actualmente no nos va muy bien. Y tener un peque es ampliar gastos. De entrada tendríamos que cambiar de coche, ya que en el actual, tres sillitas no caben... pura física. Y luego la inestabilidad laboral... genera inestabilidad de horario... cambiando todos las rutinas cada dos por tres.
    En fin... hoy por hoy no lo veo viable por muchas razones... y en mi lista pesan más los contras que los pros.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Pues creo que no soy de gran ayuda, pero en cualquier caso es una decisión tan personal, tan de la pareja que las opiniones externas a mi al menos, me confunden un poco..
    En cualquier caso siempre tendrás la seguridad de que hagas lo que hagas lo harás con la mejor intención y eso es lo que cuenta..

    ResponderEliminar
  8. Me veo muy reflejada en ti, en todo lo que comentas. Ahora mismo solo tenemos una pero no tenemos claro si ampliar o no... yo siempre he sido de solo uno pero ahora dudo por todas partes, así que lo siento pero no te valgo de ninguna ayuda pero al menos te doy apoyo moral jajjajaj. Un besito y ánimo que sea la decisión que sea sabes que será la correcta ^^

    ResponderEliminar
  9. Uff, yo no te puedo ayudar, solo tengo una.
    Vengo de familia numerosa, eramos tres niñas, y no somos el mejor ejemplo de hermanas bien avenidas. Al final sois tu marido y tú quien decidís si podéis y queréis ser padres de tres.
    Ya nos contarás.
    Beos!

    ResponderEliminar
  10. Ainnnnnssss poco te puedo ayudar. Ya sabes que en mi caso en casa solo somos el pollo y yo. Pero es verdad que me hubiese gustado tener al menos uno más. Y en su momento me pasó como a ti, todo son temores. Aunque de haber podido lo habría tenido sin dudarlo. En este corral sobra cariño y amor y sé que este niño mío habría arrimado el hombro ya que es el primero en desear un hermano. Un beso guapísima y ánimo con esa decisión!

    ResponderEliminar
  11. Yo solo te puedo decir que mi tercero no fue buscado pero tenía que llegar para completar nuestra familia. No te voy a decir que no es cansado pero con la experiencia de dos mayores, relativizas mucho y no cuesta tanto. Yo estoy encantada con mi trío, aunque a veces quiera salir corriendo sin maleta ni nada.

    ResponderEliminar
  12. Yo tengo 3 hijos y no lo cambiaría por nada. Estás tendría 4 pero el dinero no se puede estirar más en esta casa.
    La estructura familiar cambió con la llegada de la pequeña, pero te puedo asegura que para bien. Aunque también es verdad que cuando estás ya en la fase que puedes empezar a disfrutar de las salidas con tus mayores, ... la llegada del bebé es un "retroceso" en ese aspecto, pero nada que el tiempo no cure.
    Vas a disfrutar un montón de tu familia numerosa.

    ResponderEliminar
  13. Una decisión muy difícil, y que solo podéis tomar vosotros. Yo tengo esa duda con el segundo, veo que se acerca el momento de decidirse si tener un segundo o no y ufff muuuy difícil.

    ResponderEliminar
  14. Animo y hacerlo que os diga el corazón! Yo siempre pensé en tener tres (o más) pero lo que nos ha costado la segunda, casi tres años de búsqueda, problemas de baja reserva ovárica...) me hace pensar que ya con 37 es muy probable que este sea mi último embarazo. Muchos ánimos, tener hijos e hijas es lo más maravilloso del mundo, y tus peques van a ser tremendamente felices sean dos, tres o veinte :)

    ResponderEliminar