miércoles, 19 de abril de 2017

Sobreprotección, el regalo envenenado que hice a mi hijo


Muchos padres/madres, entre los que me incluyo, tendemos a sobreproteger a  nuestros hijos, pensando que así les hacemos un favor, pero nada más lejos de la realidad, con esta actitud lo que estamos es perjudicándoles, pues esta sobreprotección tendrá consecuencias negativas en el comportamiento y carácter del niño.


Nuestra misión como padres es cuidar y educar a nuestros hijos y como buenos mamíferos tenemos ese instinto de protección hacia nuestras crías. El problema viene cuando esa protección supera los límites y tendemos a sobreprotegerles de todo, impidiendo que ellos puedan desenvolverse por sí mismos en determinadas situaciones o enfrentarse a cualquier pequeña dificultad y superarla sin ayuda de nadie. Esto da lugar a niños dependientes, con poca autoestima, asustadizos, con baja tolerancia a la frustración... por tanto con este comportamiento en vez de beneficiar a nuestros hijos, conseguimos todo lo contrario.
Reconozco que durante los primeros años del Melocotón fui una madre sobreprotectora, me daba miedo todo, no quería que subiese al tobogán, por las escaleras solo, que no hiciese esto o lo otro... en definitiva evitaba que hiciese cualquier cosa que, desde mi punto de vista, implicara el más mínimo peligro.


En la escuela infantil nos empezaron a decir que era bastante "miedoso" no subía al tobogán solo, ni en los correpasillos y que en psicomotricidad muchas de las actividades propuestas no las quería hacer sin ayuda porque le daba miedo. Fue en ese momento cuando el papá de los frutitos habló conmigo sobre mi extrema sobreprotección hacia el niño y el daño que eso le estaba ocasionando. Me dijo que eso era solo el principio, el Melocotón con 2 años era un niño dependiente y asustadizo, ante cualquier actividad nueva pedía ayuda y se sentía incapaz de hacerlo por sí mismo, pues yo nunca le dejaba probar, caerse y aprender a hacer nada. El resto de niños de su edad subían y bajaban las escaleras, se tiraban del tobogán, saltaban desde los bloques, etc... y él, debido a mi sobreprotección, se sentía incapaz de hacer todo ese tipo de actividades sin ayuda. Con mi comportamiento, en vez de beneficiarle, como creía, le estaba perjudicando y haciendo que mi hijo fuese un niño dependiente, con baja autoestima y muy asustadizo. Me sentí la peor madre del mundo, sin embargo "él", como tantas otras veces, me dijo que no estaba nada perdido, que juntos podríamos cambiar eso, que teníamos que soltar la correa, que los niños se acostumbran a nuevas rutinas rápido, que aún podíamos hacerle un favor a nuestro hijo.

Así que aunque me costó, y también le costó bastante a mi Melocotón, sobre todo al principio, finalmente empezó a volar solo. Recuerdo como las primeras veces en el parque mi pequeño lloraba y pedía mi mano para ir a subir al tobagán o a cualquier otro sitio. No entendía como su mamá ya no estaba pegada a él, alertándole de cualquier peligro, agarrando su mano y evitando que se cayera o se pudiera hacer el más mínimo rasguño. Poco a poco, fue acostumbrándose a su nueva recién adquirida "libertad" llegaron sus primeras caídas, pues hasta este momento mi sobreprotección había sido tan grande que sus caídas habían sido mínimas. Empezó a aprender de los errores, y esto, al contrario de lo que yo pensaba, iba fortaleciendo su autoestima, lo iba convirtiendo poco a poco en un niño más seguro de si mismo, más autónomo, más valiente.


Con la Manzanita, ya con la lección aprendida, la sobreprotección extrema se quedó en un cajón. Ella siempre ha sido muy independiente y autónoma, nuestra pequeña valiente. (Ya os conté en un post de hace meses "Los segundos son otra historia" como incluso antes de nacer nuestro comportamiento fue muy diferente con ella). Los padres también nos equivocamos, lo bueno es rectificar a tiempo y no volver a cometer los mismos errores. Errar es de humanos y de los errores se aprende. Está bien que protejamos a nuestros hijos, es parte del instinto ma(pa)ternal, pero es necesario darles cancha para aprender de sus errores, que se caigan y se puedan levantar de sus caídas, porque esos pequeños gestos hará que nuestros hijos sean niños más felices, autónomos, seguros de sí mismos, independientes y con mayor tolerancia a la frustración, porque saben desde pequeños lo que es equivocarse y caerse, y así también aprenden a levantarse.

24 comentarios:

  1. Me ha encantado Paqui, a veces pecamos de esto y escaso favor le hacemos al peque

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí... 😅 Muchas gracias por leerme y dejar tu comentario!! 😘

      Eliminar
  2. Uff, es que cuesta dejarlos solos. Yo he tenido que aprender a tragarme mi miedo, cuando Paula pidió ir a pantinaje por ejemplo, casi me da algo. En fin, pero ella es feliz aunque se caiga, ahora patina, esquia, va en bici sin ruedines, menos mal que no se parece a mi. Eso en temas de deportes/ocio, pero en otros, como el comer solos, vestirse, asearse que también hay que darles independencia, una vez se equivocaran pero aprenden muy rápido a gestionarse.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros en cuanto a comer solos, vestirse y demás siempre hemos intentado que sean autónomos desde bien pequeños, supongo que en ese aspecto al no ver peligro no estaba tan encima y les dejaba un poco más de espacio. También es verdad que a la Manzanita la dejaba intentar y que aprendiera a hacerlo antes que al Melocotón, que al ser el primero siempre ha estado más "protegido"
      Gracias por leerme y dejar tu comentario!! 😘

      Eliminar
  3. Gran post Paqui! Yo cometí ese error y aún lucho para corregirlo. Es complicado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que con los primeros es más habitual de lo que pensamos... por desgracia!!! Rectificar es de sabios y nunca es tarde si la dicha es buena 😉 Muchas gracias por tu comentario!! 😘

      Eliminar
  4. La verdad es que terremoto es demasiado independiente y lo de la sobreprotección, es qe ni nos ha dejado. Eso sí, lo tengo muy mimado. Pero de la historia hay que quedarse con que de todo se aprende

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues genial que él solo sea tan independiente, la verdad es que el carácter del niño también influye (la Manzanita ya venía de serie más independiente) pero nuestro comportamiento también es una parte importante 😊
      Muchas gracias por leerme y dejar tu comentario!! 😘

      Eliminar
  5. Nosotros también lo hemos sobreprotegido en muchos aspectos y yo también he visto los efectos, que no me gustan... Como soy consciente ya desde hace bastante tiempo intento poco a poco ir cambiándolo, pero la verdad es que no es fácil. Sobre este tema también he reflexionado mucho con la lectura de El concepto Continuum (digo también porque acabo de mencionártelo en una respuesta a tu comentario en mi blog), donde habla como en la tribu con la que estuvo viviendo mucho tiempo los niños no se caían, no se herían, cogían cuchillos afilados desde muy pequeños o trozos de madera ardiendo de las hogueras sin provocar nunca un incendio, sin herir nunca a otro niño o a su madres que los llevaba en brazos... Incluso hoyos enormes que había en el poblado no los rodeaban de nada para evitar que los niños cayesen... ¿Por qué? Porque los niños tienen un instinto de supervivencia muy fuerte que, a no ser que nosotros lo "estropeemos", funciona a la perfección. ¿Cómo lo estropeamos? Por una parte, sobreprotegiéndoles no solo como tú, sino también con cosas como "poner barreras" para que no vayan a un sitio en concreto, en lugar de simplemente confiar que no irá. La autora dice que cuando hacemos esto estamos sugiriendo al niño que él quiere y debe ir ahí, y por esa razón cuando sin querer dejamos las barreras abiertas los niños van a ese peligro. Les hemos hecho creer que es su naturaleza, ¿por qué si no íbamos a poner una barrera? Lo mismo pasa con nuestras palabras: "te vas a caer", "te vas a hacer daño", "te va a atropellar un coche"... Convencemos a los niños de que eso es lo que esperamos de ellos, es decir, que es lo que hacen los niños, y sin querer les metemos en su cabeza que es lo normal y sin querer hacemos que se caigan, se hagan daño o incluso, en casos extremos, que les atropelle un coche :( Si los niños de la tribu con la que vivió podían hacer de todo y NUNCA se hicieron daño significa que eso es posible, no que en esas tribus vivan super niños. Porque estamos hablando de niños que nunca se hacían daño!! No que se hicieran daño y aprendieran del error, no, niños que cogían cuchillos, que jugaban con arcos y flechas o con palos ardiendo y nunca provocaron un solo accidente. Estoy flipadísima con ese libro, no se nota, ¿no? Jajajajajajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que lo que te estoy leyendo sobre el libro me tiene enganchadísima!!!! Vamos que me has convencido para comprármelo 😜
      Estoy de acuerdo con que nosotros creamos sus miedos y empujamos hacia lo peligroso si en algún momento nos despistemos porque con tantas prohibiciones no hacemos más que ponerlos en su punto de mira.
      Es genial que te hayas dando cuenta que en determinadas situaciones lo sobreprotegias y estés cambiando esto, aún son muy pequeños y podemos volver a moldear (aunque el principio del cambio es bastante complicado 😅)
      Mil gracias por pasarte, leerme y regalarme tu comentario!
      Mil besotes Paula 😘😘

      Eliminar
  6. Yo, la verdad, soy poco sobre protectora. Por personalidad y porque lo evito. Cuando me da miedo algo, disimulo y vigilo o superviso sin que se note. Procuro que vaya haciendo él sus cositasproque, como comentas, en fundamental para si autoestima y también su desarrollo. Mi marido, eso sí, tiende a hacerle todo... un error. Ahí vamos. Jejej. Qué bien que te dieras cuenta porque no es fácil reconocer errores y menos enmendarlos. Enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué guay ser así, vigilar en un segundo plano y permitir que él tenga su espacio sin estar encima, permitiendo que aprenda, de caiga y se levante. Yo para hacerlo así tengo que contenerme mucho 😅
      Muchas gracias por leerme y dejar tu comentario 😍

      Eliminar
  7. Cómo madre me parece súper difícil acertar en qué será lo correcto para nuestros hijos. Por eso creo que todo lo que se haga desde el amor y el cariño es acertado, aunque después pueda necesitar cambiarse si no está funcionando. Así que no tienes que sentirte culpable para nada, hacías lo que en ese momento creías mejor.
    Nosotros siempre hemos dejado al peque moverse en libertad y explorar el mundo por sí mismo (aunque siempre adaptando el espacio para que no haya peligros claro) y aún así es un niño bastante prudente. Hay que tener en cuenta también la personalidad de cada uno, ya desde bien pequeños son más o menos lanzados, tímidos, aventureros...
    Y preparar la barrita de Arnidol porque chichones me temo que serán inevitables 😅

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí ahí tienes razón el carácter del niño también influye de hecho mi frutita ya venía más independiente y atrevida de serie, pero creo que mucha parte es moldeable con nuestro comportamiento 😊 Muchas gracias por leerme y dejar tu comentario! 😘

      Eliminar
  8. Qué entrada más genial!! La verdad es que es taaaan complicado encontrar el equilibrio entre la sobreprotección y la dejadez...Pero se puede!! Lo que pasa que como dices, los queremos tanto que intentamos protegerles pensando que es lo mejor para ell@s sin darnos cuenta de que puede ser contraproducente...Estaré al tanto con el peque, para no sobreprotegerlo, porque lo hacemos sin darnos cuenta! Tenemos que tomar conciencia. Besitos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo de la "sobreprotección" a algunos nos viene de serie pero tenemos que contar hasta 10 y mirar para otro lado en ocasiones y permitir que ellos aprendan, se caigan... porque eso sí que es hacerles un regalo para su futuro y no lo que yo hacía 😅
      Mil gracias por leerme y dejar tu comentario, me ha hecho mucha ilusión lo que me dices!! 😊😘😘

      Eliminar
  9. Ay, yo temo que soy sobreprotectora también, y no conscientemente, porque soy muy de dejar que la niña haga cosas, se suba, se pegue guarrazos y todo eso, pero es que es taaaaaaaaan extremadamente prudente con todo, que no se si ha sido culpa mia :-(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la has dejado volar y conocer mundo por sí misma no creo que tu comportamiento sea el de mamá sobreprotectora, más bien creo que su prudencia es parte de su carácter, que eso ya lo traía de serie y que le dejes su espacio es genial!
      Gracias por leerme y dejar tu comentario! Un besote

      Eliminar
  10. A mi me ha pasado también, aunque a veces me sale la vena malamadre y pienso que al igual que yo me caí y aprendí, él también lo tiene que aprender.

    Es cierto que parece que ahora no se les puede dejar a los niños que hagan nada mal porque se frustan, pero es que tienen qué aprender!!!

    Nos ha pasado a todas!!

    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  11. Yo creo que la vena "malamadre" es precisamente lo que hace una "buenamadre" pues de la otra forma flaco favor le hacemos para lo que será El Niño en un futuro y cómo se desenvolverá. Muchas gracias por pasarte y dejar tu comentario!! Un besote

    ResponderEliminar
  12. Buenas guapa!! Valiente tu post!!
    A mí lo de decir malamadre no me acaba de molar jejejeje nadie es malamadre, nos equivocamos TODOS porque somos humanos pero no somos ni buenos ni malos (quiero pensar que todo el mundo lo hace lo mejor que sabe o puede ^___^)

    Yo soy de las que sufren tambien, pero no doy del todo rienda suelta a mi sobreprotección, o sea....a veces me muerdo uñas y sufro caxo pero digo para mi adentro "venga ahora dejale un ratico solo, a ver que pasa" eso sí un poquito cerca sin que él se de cuenta!! jajajajajaja y siempre alerta

    el peque SÍ es muy prudente (creo que a veces se me escapa más a menudo de lo que quiero un "cuidado!" :P) pero por el contrario es super independiente y muchísisisisisiissimo más seguro que su mami ....aunque eso no es muy dificil jajaja

    muchísimas cosas nos quedan por solucionar, y cometo muchiiiiisimos errores (como todos imagino, la perfección no existe y ahí esta la grandeza de la vida) pero se intenta mejorar


    bueno que me he enrollado y creo que no se ha entendido nada....no creo que un poco de protección sea mala para los peques, pero es muy cierto lo que tu dices que si estamos muy encima de ellos no los ayudamos ^_____^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te he entendido a la perfección guapa!!! Es genial que le hayas dado manga ancha en determinadas situaciones aunque hayas estado pendiente en la "corta" distancia, yo en cambio no lo hice y con la edad de tu peque, incluso un poco antes ya estaba viendo las consecuencias 😔
      Eres una gran madre y tu peque debe estar muy orgullosa de ti 😍
      Un millón de besos 😘😘

      Eliminar
  13. Es muy difícil no sobreproteger cuando se quiere tanto, a veces los padres tenemos que aprender a hacerlo.
    Me alegro que vaua mejor. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí... para mí lo es!!! Aún ahora que sé (por experiencia y pasar las consecuencias) que lo bueno es dejarles volar un poco del nido... Muchas gracias por leerme y tu comentario!! 😘😘

      Eliminar