jueves, 16 de febrero de 2017

Castigos a los niños, a debate


Hoy en un grupo de whatsApp con varias mamis y papis hablábamos de este tema, los castigos en los niños pequeños y el muy de moda "rincón de pensar". La mayoría coincidíamos en que castigar no es la mejor de la soluciones y mucho menos al tan famoso "rincón de pensar", comentaban algunos que esto podría darse si le acompañas tú a pensar y razonar sobre lo que ha hecho mal porque mandar a un niño pequeño a pensar sin ayudarle en ese pensamiento para dirigirlo a lo que te interesa que aprenda de "este castigo" es un auténtico sinsentido.

Obviamente no todo el mundo piensa como en este grupo de whatsApp y hay quienes están muy a favor del castigo y la mano dura para que el niño aprenda aquello que ha hecho mal. No me puede entrar en la cabeza, como hay, a día de hoy, aún padres que intentan educar a sus hijos para que tengan un buen comportamiento con violencia física o verbal: mediante cachetes en el culo, coscorrones, o gritándole improperios al menor. Por suerte, cada vez son menos los padres que gestionan un mal comportamiento de su hijo de este modo. Sin recurrir a la violencia hay muchos tipos de castigos: hay quienes castigan obligando al niño a hacer una tarea que le desagrada, quitando el postre, o lo que es peor la cena, haciendo escribir aquello que ha hecho mal con el "no haré" delante cien veces (cosa que veo totalmente absurda, porque el niño con esto no hace más que copiar una serie de palabras sin saber ni siquiera el significado de ellas).


Además de estos castigos más tradicionales, de unos años a esta parte se ha puesto muy de moda eso de mandar al rincón de pensar. En muchas escuelas infantiles llevan este método a cabo. El niño que se porta mal es excluido al rincón para pensar sobre su mal comportamiento. ¿Realmente creéis que con esto se consigue el efecto deseado? Yo pienso que no, no creo que un niño solo, al margen de la actividad que están llevando a cabo el resto de sus compañeros piense en "su mal comportamiento" más bien creo que si no hay nadie que gestione sus emociones y le lleve a razonar el motivo por el que está allí, él simplemente se lamentará de no estar haciendo la actividad y en muchas ocasiones ni siquiera entenderá el motivo.


Creo que la única manera de obtener un beneficio de este tipo de castigos, sería si va un adulto con él a su rincón de pensar, para pensar juntos y hablar sobre ello, explicarle el motivo por el que está allí dejando de hacer aquello que estuviese haciendo. Mandar a un niño pequeño, de entre 2 a 6 años a su cuarto a pensar, sin previamente hablar con él e intentar razonar el motivo de su mal comportamiento, no considero que vaya a solucionar nada.

No obstante, en villa frutitos no existen estos castigos, ni solos ni acompañados, nadie se va a ningún lado, un mal comportamiento no para la actividad que estemos llevando a cabo, un mal comportamiento no deja cenas a medio terminar, ni tareas a la mitad. Nadie se va a ningún lado, nos quedamos todos y corregimos este mal comportamiento, la tarea se finaliza y no "castigamos" por ello, pero tampoco "premiamos", cuando llegue la hora de recibir premios, el que se haya comportado mal durante la semana no recibirá su premio. 
Tren de los premios. Tamaño A4. Para imprimir.
En villa frutitos todos los domingos por la tarde/noche antes de la cena, le damos la bienvenida al tren de los premios. Primero  pensamos el premio (siempre una experiencia: ir al cine, al teatro, a un parque de bolas, a un taller, a la nieve, a la biblioteca...) que nos gustaría disfrutar el siguiente fin de semana. Cuando ya entre los dos han llegado a un consenso el Melocotón lo escribe arriba del todo. Cada vagón corresponde a un día de la semana. Cada día de buen comportamiento, después de lavarnos los dientes y antes de ir a la cama cada uno dibuja su "carita sonriente" de su color (la Manzanita siempre elige el rosa - sí es muy cursi, que le vamos a hacer...- y el Melocotón lila - por el Real Madrid, como blanco no se puede pues tira para el lila, mira que insisto en el amarillo del Cádiz pero aunque también le gusta, no desbanca a su Madrid -) . Si ese día se han comportado mal en algún momento, se van a la cama con una "carita triste" que igualmente tienen que dibujar ellos. 

Tren de los premios de la semana pasada.
Una cara triste implica pérdida del premio para quién la tenga. "Él" o yo se queda con el que ha perdido el premio y el que se ha comportado bien toda la semana, se va a disfrutar del premio con el otro. 

Esto nos funcionaba genial, hasta que un día, la frutita se comportó mal un lunes, perdiendo así su posibilidad de disfrutar del premio, entonces nos miró a todos y nos dijo pues ya me da igual comportarme mal, ya he perdido el premio... ¡Crisis en villa frutitos! Entonces, desde ese día, entra en juego un segundo premio, que antes tenían por el mero hecho de ser fin de semana, que son "las chuches" (sí por desgracia, a mis frutitos les encantan "las chuches" y tener una tata con una tienda enorme y preciosa de chucherías no ayuda nada, ¡jajaja!). Así que en vez de recibir "chuches" por ser fin de semana, recibe chuches aquel que tenga menos de dos caras tristes a la semana

Tren de los premios de esta semana.
Antes de decidir que ese día se pone la cara triste por "mal comportamiento" les avisamos sobre lo que están haciendo mal, les explicamos el motivo por el que están a punto de conseguir cara triste y como tendrían que hacerlo para salvarse de ella, etc... para que lo corrijan, y empiecen a comportarse bien. Se lo repetimos una segunda vez. A la tercera vez ya no hay marcha atrás, cara triste.

A nosotros este método nos va fenomenal, tienen ganas de hacer las cosas bien y lo más importante es que están muy motivados, se comportan bien porque sabe que eso se premia. Soy de la opinión de que hay que educar desde una óptica positiva: si te comportas bien, te premiamos (no si te comportas mal tendrás un castigo).

¿Tú que opinas? ¿Estás a favor del "castigo"? ¿Qué tipo de castigos aplicas en casa? O ¿Qué método sigues para que se comporten bien? Aquí hay tema y yo estoy encantada de leer tu opinión al respecto. Ser padres en un camino de aprendizaje, cada día se aprende algo nuevo, estoy abierta a seguir aprendiendo. 

"Castigos a los niños, a debate", se une a otros 4 post "a debate": "Jornada reducida, a debate", "Deberes a debate", "Reyes Magos, a debate" y "Fotos de niños en internet, a debate" que podéis leer como colaboración desde el blog "Las tribulaciones de un papá agonías". 


7 comentarios:

  1. Comparto 100% tu idea de premiar en vez de castigar. Así a ellos el mensaje que les llega, como bien dices, es positivo y lo que se les queda es que como lo han hecho bien han conseguido un premio, me gusta. En la guarde de Pelayo hacen lo del rincón de pensar y la verdad es que no me gusta nada pensar en mi hijo apartado del resto en un rincón, no creo que sea la mejor opción.
    Te copio el tren para Pelayo, voy a imprimir unos cuantos aquí en la oficina ahora mismo. La próxima semana empezamos,ya te contaré. Nosotros siempre solemos buscar plan para el finde, o sea que sería lo mismo pero utilizándolo para que deje de tener "rabietas" que ahora mismo estamos a tope con ello. Muchas gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerme y regalarme tu comentario 😉
      Ya me contarás como os ha ido 😉😘

      Eliminar
  2. Buf que tema más complicado...Yo soy del pensamiento de que hay que enseñar a hacer las cosas bién por la satisfacción personal que ello conlleva, y enseñar que las cosas malas traen consigo consecuencias naturales malas. Si premias constantemente el buen comporatmiento, puede llegar un punto en que sólo hagan las cosas bién por ganarse ese premio, y no porque hay que hacerlas bién, pero es difícil de llevar a cabo. Pienso así porque en el futuro no quiero que sean adultos que por ejemplo se ponen el cinturón por la multa y no por hacer las cosas bién o por seguridad, quiero que mi hija mayor saque buenas notas por la satisfacción que ello conlleva y no por un premio que yo le ofrezca. Ojo, eso no quiere decir que no les de nunca nada bueno. Pero intento hacerlo por sorpresa, porque sí, porque me apetece ese día. Cuando las cosas se hacen mal hacemos una reunión familiar e intentamos hablar del tema, solucionarlo con diálogo, aunque a veces es realmente difícil con una adolescente de 14 años...Pero lo intentamos hacer así. Pero cada familia y cada niñ@ es un mundo, y la ma/paternidad no son matemáticas y cada un@ sabe lo que le va mejor. Lo único que no tolero es el castigo físico o la humillación, que a veces parece que con l@s niñ@s estamos autorizad@s a cometer atrocidades que nunca le haríamos a un/a adult@. Buf, como me enrollo!! Besitoss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con huir del castigo físico, humillación y demás... Realmente en una adolescente si puedes gestionar eso de hacer algo bien por la propia satisfacción o porque sus padres se sientan orgullosos de ellos, pero a un niño le tienes que enseñar que hacer las cosas bien llevan a una satisfacción, por eso uso mi tren de los regalos. Pero evidentemente ser madre es complicado en cosas acertaremos en otras nos equivocaremos pero siempre intentamos hacerlo lo mejor posible 😊

      Eliminar
    2. Gracias por leerme y dejarme tu comentario de mami experta 😉😘

      Eliminar
  3. Pues me ha gustado lo del tren, creo que lo copiaré o lo adaptaré a nuestras circunstancias cuando Pingüinito tenga la edad para usarlo, pero también estoy de acuerdo con lo que comenta Papás casi primerizos, de la importancia de que entiendan el porqué hay que portarse bien y no portarse mal.

    Supongo que es cuestión de encontrar un equilibrio. Está bien premiar mientras sepan que es porque nos sentimos orgullosos y queremos hacerlo, y no porque siempre vaya a haber premio.

    Me parece bien que un castigo sea la pérdida de un privilegio, y no un maltrato (a mi no me gustaría que me aislaran de los demás o me privaran de alguna necesidad básica, sino que me explicaran porqué mi comportamiento no es adecuado para poder aprender de mi error y así evitarlo en un futuro).

    Pero claro, ya te contaré cuando tenga experiencia en el tema...

    ¡Un besote guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy muy de acuerdo contigo 😊 Pero hasta que ellos puedan entender que el premio es su propia satisfacción personal no está mal una ayudita en forma de premio-experiencia 😉

      Eliminar