lunes, 14 de noviembre de 2016

Deberes a debate


Está de total actualidad el tema de los deberes con la famosa huelga propuesta por CEAPA el primer fin de semana de noviembre y la propuesta de éstos al profesorado de que no manden tarea los fines de semana de noviembre.
A mí me pilla relativamente “inexperta” en el mundo de los deberes para casa. Manzanita acaba de entrar en infantil, luego de momento con ella aún no estamos en estas guerras. Melocotón ha empezado primaria este año y con ello las tareas diarias para casa. Si bien he de decir que no nos lleva más de 15-20 minutos y luego dedicamos 10 minutos a la lectura. Por tanto, de momento, no es nada dramático pues como máximo solo nos roba media hora de nuestra tarde.

Ahora bien, es un tema espinoso. Por una parte me parece bien eso de mandar deberes desde muy pequeños (1º de primaria) para que vayan creando un hábito de estudio y adquieran cierta rutina y responsabilidad. Por otro lado, es verdad que salen del cole (por los menos mis frutitos) a las 5 de la tarde y luego muchos niños tienen extraescolares (en mi caso, tenemos extraescolares dos días a la semana), por lo tanto el tiempo que les queda “libre”, de ocio para jugar, dibujar, hacer puzles, hacer manualidades… es muy limitado.

Los dos días que tenemos extraescolares llegamos a casa a las 19:30, mi frutito no tiene tiempo nada más que para hacer la tarea, pues a las 20 empezamos con los baños. Continuamos con las cenas y a las 21-21.15 (como tarde) están en la cama. Es cierto que hay muchas voces que creen que el problema de que no tengan tiempo “de ocio”, es de las extraescolares y que los padres sobrecargamos de éstas a nuestros hijos desde muy temprana edad.


Mi opinión es que todo tiene que hacerse en su justa medida. Me parece exagerado (aunque respetable) esos niños que tienen todas las tardes de la semana ocupadas con extraescolares, fuera del horario del colegio. Sobre todo cuando están en el colegio hasta las 5 de la tarde (como es el caso de mis frutit@s) ofertando el propio centro la posibilidad de que asistan a extraescolares entre el comedor y el comienzo de las clases de la tarde. Por otro lado, creo que no es nada censurable que nuestros hijos tengan alguna extraescolar fuera del horario del colegio. En mi caso siempre he intentado que fuese una actividad física, pues creo que también es conveniente trabajar el cuerpo, además de la mente.

Durante estos días y desde que CEAPA abriese el debate, he leído comentarios y opiniones de todo tipo. Desde quién está totalmente en contra de los deberes para casa, pues consideran que para eso está el colegio y que una vez que salga de éste el tiempo debe estar destinado al “ocio” del niño, que para eso son niños. Hasta los que piensan que esta postura lo que crea es a niños “vagos” que dará lugar a adultos holgazanes.

Pues bien, yo creo que en este tema, como en cualquier otro, no todo tiene que ser blanco o negro. Existe una amplia y maravillosa gama de grises, en la que podemos encontrar un término medio.

Como ya he dicho, no me parece descabellado dedicar media hora de la tarde a hacer deberes, pues esto crea hábito y rutina en el niño, además de una responsabilidad diaria para el menor, que le va a servir para ir adquiriendo mayores responsabilidades a medida que va creciendo. En cambio, estoy totalmente en contra de que los niños se pasen toda la tarde haciendo deberes, porque igual que nosotros necesitamos tiempo “de ocio” para hacer lo que nos apetece y nos relaja, nuestros hijos también tienen este derecho. Además esto no implica (como he leído por ahí estos días) que los niños se vayan a tumbar a ver la tele durante toda la tarde, pues hay un sinfín de actividades y cosas para hacer: jugar en el parque, correr, saltar, montar en bici, jugar con el balón, bailar, dibujar, colorear, hacer puzles, ayudar a mamá a cocinar, jugar con juegos de mesa, hacer manualidades… Incluso leer, escribir y hacer cuentas, si es esto a lo que tu hijo quiere dedicar su tiempo “libre” o de “ocio”.




12 comentarios:

  1. Yo creo que es importante respar lo que se hace en clase pero hay veces que se pasan...

    ResponderEliminar
  2. No puedo opinar con experiencia porque mi peque aun no traer deberes (ni siquiera va a la guarde aún) pero creo que el debate deberes si/no tiene que ir más allá de lo que es cómodo en cada casa.

    Hay familias en las que no hay recursos para que los niños tengan ese tiempo de hacer deberes, incluso hay veces que mandan deberes que los niños no saben hacer o que requieren de la ayuda de un adulto y ahí ponemos en desventaja a un colectivo de familias. Hacemos que estos niños sean "malos estudiantes" porque "no hacen los deberes".

    Creo que deberíamos explorar también este tipo de cuestiones cuando debatimos este tema.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo contigo en que las cosas no son blanco o negro, hay muchos matices. Lo que no entiendo es ese NO rotundo a los deberes y que luego los carguen de actividades extraescolares. Si lo que se quiere es que disfruten de horas de juego y ocio que sea en todos los sentidos. Yo soy partidaria de algunos deberes de repaso (no más de media hora en total), alguna extraescolar que otra, y tiempo para poder llegar a aburrirse, que el aburrimiento agudiza el ingenio :P

    ResponderEliminar
  4. Yo creo en ellos pero de forma limitada y siempre.que les permitan disfrutar del tiempo libre

    ResponderEliminar
  5. A mí el tema deberes no me mola, creo q los crios van sobre cargados. Aunque Gael este año ha tenido suerte con la profe y manda lo justo. Pero yo cuando salgo de trabajar ya he acabado, no entiendo porque ellos tienen que seguir trabajando en casa.

    ResponderEliminar
  6. Pienso como tu, que no todo es blanco o negro. Los deberes deben ir adaptados a la edad en dificultad, cantidad y duración. No tiene sentido que un niño de 8 años tenga que hacer dos horas de deberes cada día. Pero este tema da para mucho...

    ResponderEliminar
  7. Media hora al día de tareas es totalmente razonable. Un poco de hábito para el día de mañana y ... a jugar

    ResponderEliminar
  8. Estoy de acuerdo con lo que comentas. Me parece bien que traigan deberes para crear hábito de estudio, siempre que la cantidad sea razonable.
    Mi hijo este año está en primero de primaria, y sólo trae deberes los viernes... para ser entregados el siguiente viernes. Es decir... tiene siete días para hacer tres fichas que en menos de media hora suele tener listas!
    Para ir cogiendo hábito y que cuando sea mayor y lleguen los examenes y proyectos y se tenga que poner a ello en casa no le pille por sorpresa.

    ResponderEliminar
  9. Yo no estoy para nada a favor de mandar deberes desde tan pequeños, creo que ya pasan suficientes horas en las aulas para que tengan que llegar a casa con la mochila llena de tareas pendientes. Los hábitos de estudio no creo que se refuercen así, más bien al contrario. A mi todavía me falta porque mi caracol es pequeño, pero en la medida de lo posible, me gustaría buscar un cole donde los deberes no sean una carga para los niños. Un abrazo Paqui!

    ResponderEliminar
  10. Paqui, aquí en mi ciudad (al menos en el cole a dónde asisten mis hijos), hay tarea justa de lunes a viernes, misma que tienen que coordinarse con sus actividades deportivas y culturales de las tardes. Pero la ventaja es que los fines de semana son libres de tareas, así que disfrutan y descansan y llegan con muchas pilas el lunes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Pues yo veo a mis niños con unas ganas tremendas de jugar y hacer otras cosas cuando llegan a casa. Y me da mucha pena ponerlo a hacer tareas aunque sé que les ayudará en el futuro.

    ResponderEliminar
  12. Mi hijo como mucho en media hora los tiene hechos. Y como salen a las 2 tienen tiempo de todo. De momento me parece hasta saludable tener alguna obligación por las tardes además de las extraescolares. Va a segundo así que iremos viendo lo que acontece...

    ResponderEliminar