viernes, 28 de octubre de 2016

Las etapas de la vida


Nuestra vida va pasando por distintas etapas, dependiendo de la edad. Pasamos de niños a adolescentes y justo en este momento aparecen los primeros "amigos especiales", tanto para ti como para la gente que te rodea, que viene a ser la gente de la que te rodeas, con edades similares y circunstancias parecidas. 


Después de los primeros “amigos”, pasamos a los primeros novios, y luego a los "definitivos" novios, con los que decidimos dar ese paso más, ya sea con boda o hipoteca. Tras esto llegan los primeros embarazos y de ellos los primer@s frutit@s del amor. Casi todos nuestros amigos y entorno estuvieron en este punto a la vez que nosotros. Recuerdo que cuando estaba embarazada todo el mundo a mi alrededor estaba también "en estado de buena esperanza", acababa de tener un bebé o estaba buscándolo... y esto no se da porque en ese momento haya un baby boom (que justo era lo que yo decía por aquel entonces) sino porque el mundo que nos rodea está en un mismo intervalo de edad y van llegando a esas etapas más o menos a la par que nosotros.

Hace más o menos un año, durante una cena entre amigos, salió precisamente este tema, casi todos habíamos ido pasando etapas en periodos similares de tiempo. Uno de ellos comentó entre risas que las bodas, habían dado lugar a los embarazos, luego a los bautizos, a los segundos niños, en algunos casos (los más valientes) al tercer niño y que lo próximo sería el divorcio.

Esa afirmación, entre bromas, me dejó pensativa. ¿Acaso vamos pasando etapas porque necesitamos cambios? ¿Las parejas de hoy necesitamos incentivos para permanecer en el tiempo? 

Ese pensamiento se quedó en el aire hasta hace 5 meses, cuando una de mis mejores amigas se divorció. Su ex marido y ella pasaron bastante tiempo de meditación y reflexión antes de dar este paso tan importante, sobre todo porque había frutit@s por medio. Ese hecho me hizo volver a sentir esas dudas y esos miedos de hace un año.

Desde ese momento no hago más que escuchar a parejas que se divorcian, al final va a resultar que nuestro amigo entre risas y bromas no estaba muy alejado de la realidad del mundo en el que vivimos. No obstante me niego a pensar que todos tengamos que pasar por esa etapa, espero que ninguno más. Yo me he casado para toda la vida y de nuestro amor han nacido nuestros frutit@s, al menos esa es mi intención. ¿Tú qué dices?

2 comentarios:

  1. La verdad es que a mí la idea de divorciarme tampoco me gusta. No estoy en contra del divorcio ni mucho menos, hay muchos casos en los que es más que necesario. Pero creo que hay muchos en los que la culpa yo diría que la tiene Hollywood, que nos ha creado una imagen del matrimonio totalmente irreal. Luego claro, te ves a ti, ves las pelis y dices "ay madre, nos va fatal..." Lo cual es un absurdo porque basta que te atrevas a decirle a alguien que tu matrimonio no es de color de rosa para que todo el mundo acabe confesándote que el suyo tampoco, incluso aquellas que creías que tenían matrimonios de película... A mí a día de hoy ni una persona me ha dicho "lo siento, no te entiendo, no me ha pasado". Ni una. Yo creo firmemente que en la mayoría de los casos (por supuesto no en todos) si se quiere es perfectamente posible salvar las diferencias y salvar el amor, solo hay que querer. (Puedes añadir al final de este post enlaces a los últimos dos posts con los errores y los consejos que has escrito hace poco ;-) )

    ResponderEliminar
  2. Durante nuestra vida pasamos por diferentes estampas, lo bonito es la gente que conocemos en esos periodos de nuestra vida. Por ejemplo, yo aún tengo amig@s del colegio, que aunque están lejos, cuando nos vemos es como si no hubiera pasado el tiempo. Igual para con mis amig@s del instituto o de la universidad. Sí, hay muchas personas que salen de tu vida, pero las que siguen ahí, son las que realmente importan.
    Sí, pasamos por diferentes cabos porque la vida así lo requiere, y de ser hij@s pasamos a ser madres o padres, y creo que es de valorar y hay que disfrutarlo.
    Mi boda fue muy especial, vinieron la familia del pueblo, los amigos que vivían fuera de Córdoba y los que a´n seguían allí, la peluquera que me peinó y maquilló fue amiga, el ramo de novia lo preparó el cuñado de una amiga, el tocado me lo compraron unas amigas, el encargado de la música también era amigo,.... fue todo muy familiar.
    ¿Después toca divorcio? Pues no, o sí, eso no se sabe. Se supones que te casa para estar con esa persona tan especial que es para toda la vida, pero nunca puedes saber las vueltas que da la vida.
    Un beso guapa!!

    ResponderEliminar