lunes, 25 de julio de 2016

Aquellas maravillosas tardes engachadas al fijo


Ahora con el whatsapp se han perdido las llamadas. Y digo yo… pero qué cosa tan tonta pasarnos 20 minutos de reloj escribiéndote con tu amiga en vez de coger y llamarla (encima de que las llamadas ahora son gratis).
En vez de tocar el telefonito y ponerte el teléfono en la oreja y escuchar a tu amiga hablar y reír, echarte unas risas con ella (pero de las de verdad, no esas de los emojis) nosotras ahí estamos 20 minutos haciendo ejercicio con los pulgares (yo creo que es una forma de convencernos a nosotras mismas que ejercitamos una parte de nuestro cuerpo).

Lo peor de todo es lo subjetivo que es el tono que una cree que le está poniendo la otra, porque a ver yo puedo estar en modo ironía con una sonrisita en la cara y usando ese tonillo de sarcasmo-bromita y la otra puede estar leyéndote y pensando que se lo estás diciendo en un tono serio… y ya claro la armamos.

Luego está el querer contarle todo lo que tienes en la cabeza pero claro tampoco explayándote mucho, que escribir tiene su aquel, entonces al final de lo que le quieres contar a lo que le escribes un abismo.

Cuánto daño nos ha hecho el whatsapp, qué añoranza aquellas tardes cuando terminabas de comer y te enganchabas al fijo en el salón de casa, con tu madre en el sofá viendo la telenovela (este dato es importantísimo), para hablar con tu amiga (con la que por cierto te habías pasado toda la mañana) de todo, hasta de ese chico que te volvía loca, con tu madre ahí pegada dándole más volumen a la tele para oír a Carlos Fernando, el mejor cirujano del mundo mundial y el más prestigioso del universo decirle a Diamante Rosita lo que la amaba. Qué maravillosas conversaciones, que por nosotras se habrían alargado durante horas, pero a la media hora ya tenías a tu madre haciendo gestitos para que colgaras (pensando en la factura que le iba a  venir) cada vez más alterada, haciendo más aspavientos, fingiendo tos para llamar tu atención y que miraras para hacerte ya descoyuntándose el movimiento de colgar… aaaaiiiinnnnsss qué bonitos recuerdos y qué pena haber perdido esto, también.

Mis frutit@s ni siquiera han llegado a conocer el teléfono fijo de cable, ahora eso sí con sus 5 y 2 años, respectivamente, son unos auténticos expertos en el manejo del móvil.



7 comentarios:

  1. ahahah sabes que tienes toda la razon, lei todo y me lo imagine completamente, antes hablaba horas y horas con mis amigas, podriamos habernos visto todo el dia en el colegio pero al llegar a casa igual las llamaba, ahora se me hace dificil por que vivo en otro pais, asi que igual whatsapp nos ha ayudado, de todos modos a veces hacemos video llamada, pero si whatsapp nos ha quitado bastante y que los jovenes hoy en dia no conoceran, las buenas charlas de varias horas al telefono

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hahaha amiga cuanta razón tienes. Yo era de las que pasaba horas charlando con mis amigas al teléfono... Ahora con WhatsApp todo es más frio...yo también tengo un peque de 3 años y es imprecionante lo bien que maneja el ordenador, el celular y el tableta incluso es capaz de poner sus muñes preferidos en Netflix.

    ResponderEliminar
  3. La verdad que tienes toda la razon. Nos hemos enfrascado con el wassap como cosa tonta. Para cosas puntuales esta muy bien. Si lo usamos porque es gratis, no olvidemos que atraves de el se pueden hacer llamadas que a su vez son gratuitas. Todas disponemos ademas de una cantidad de minutos a gastar al mes o no segun el contrato que tengamos hech. Y por ultimo, si tenemos internet contratado las llamadas a fijos y moviles casi siempre son gratis. Que se lo digan a mi madre que disfruta del tenefono mas que nunca... Y yo la verdad que cuando lo necesito por algo casual tambien lo hago y ahorro dinero. pro mas alla de ahorrar dinero me rio. Halo directamente con la persona, es cucho su tono de vo, oigo sus risas, a veces estamos las dos a carcajadas. Por eso no puedo hacer otra cosa mas que darte la razon porque es una costumbre que se va perdiendo y no deberia ser asi. BSS

    ResponderEliminar
  4. Hola!

    Que gran verdad! Anda que no he pasado yo días y tardes enganchada al fijo y mirando la hora para no pasarme, jeje.Que lástima que se haya perdido esa costumbre con las nuevas tecnologías
    Bss

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola guapi!
    Mientras leía tu post me estaba imaginando mis tardes enganchada al teléfono al volver del colegio jaja que tiempos. La verdad es que sí, todo va cambiando y evolucionando, pero el caso es que a veces parece que en vez de mejorar nuestra vida las tecnologías las empeoran, hacen que las relaciones sean mas distantes...
    Yo la verdad que desde que están los audios de whatsapp los uso mucho, prefiero mandar audios antes que escribir, en cierta manera es como una conversación telefónica.
    Muak :)

    ResponderEliminar
  6. Todaaa la razon, nos hemos olvidado de las conversaciones frente a frente, el mundo cambia a una velocidad tan rapida que alrato nos estaremos hablando telepaticamente :P y ciertamente los peques ya nacen con ese chip de las nuevas tecnologias y saber usar el movil mejor que uno de mayor.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Siiii cuantos recuerdos, la tecnología ha evolucionado y creo que cada vez escribimos mas y hablamos menos! Pero eso que dices es cierto, en vez de escribir deberíamos hacer una llamada.

    ResponderEliminar